jueves, 10 de agosto de 2017

De bufonadas, bravuconadas y demás…

Por: Alixon Reyes

Donald Trump, hombre devenido de la industria del entretenimiento -a la cual le ha sacado el jugo al punto de elevarlo a la presidencia de los Estados Unidos- no da pie con bola en el marco de la conducción política de su país. Peleado casi que con medio mundo, no encuentra la forma de torcerle el brazo a Putin, con Corea pensó que se encontraría con un cordero dispuesto al matadero, con Cuba pretende regresar al ostracismo del bloqueo infame, y con Venezuela, creyó que metiéndole miedo, esta rehuiría la lucha.
La actitud que mantiene contra Venezuela es una actitud guerrerista más que injerencista, y tiene entre ceja y ceja ponerle la mano al tesoro nacional para distribuirlo entre sus contribuyentes (y a quienes de veras mueven los hilos del poder en el país de Disney). Cree él que Venezuela es Libia, o quizá Argentina, o mejor aún para él, Brasil. Entonces recurre a bravuconadas sancionando a funcionarios venezolanos que aún y cuando no tienen cuentas bancarias y/o propiedades en los Estados Unidos, sirve para la mediateca mundial tipo Hollywood.
Triste es que el mundo se haga eco de tonterías como esas… ¿Sanción moral?... Lo sería si en realidad pudiesen demostrar que los venezolanos dizque sancionados tienen cuentas o propiedades, pero hasta ahora no han podido. Pero, vale decir que Trump está acostumbrado a este tipo de cosas. Él sigue creyendo que está metido en un reality show en el que sus bravuconadas meten miedo a los participantes. Así que, sus bravuconadas se convierten en bufonadas tras el cual se ríe el mundo serio, es decir, los que en realidad hacen política. Y digo el mundo político serio porque es que hay uno que lo es.
Por ejemplo: ante la remoción de Luisa Ortega Díaz por parte de la soberana Asamblea Nacional Constituyente tronó el mundo impoluto, pero olvidan que Donald Trump, sí, el mismito y sin necesidad del Congreso, tomó la decisión y destituyó a la Fiscal de Estados Unidos porque vetó una decisión tomada por Mr. President relacionada con la migración palestina. Parte de ese mundo cínico que no entiende que el criterio debiera ser uniforme para el tratamiento de estos casos.
Más allá de todo eso, imagino que en breve terminarán sancionados los 545 constituyentistas que, en señal de soberanía reclaman al imperio su respectiva sanción ya…


No hay comentarios:

Publicar un comentario